Legal Project Management: Un nuevo enfoque en la gestión de los encargos legales

Hoy en día, el mundo se encuentra en un constante cambio, surgen nuevas necesidades y también nuevas ideas con el objetivo de solucionarlas. El sector legal no debe mantenerse extraño a los continuos cambios que demanda la sociedad, por ello resulta indispensable adaptarnos a esta transformación para mantener la competitividad en la prestación de nuestros servicios.

La excelencia en la prestación de servicios jurídicos ya no depende solamente de un adecuado nivel técnico-jurídico, sino que se hace imprescindible prestar los servicios con eficacia y eficiencia.

La inclusión de los factores de eficacia y eficiencia en la prestación de estos servicios requiere acercarse a la gestión de los asuntos legales de forma diferente, mediante el enfoque del encargo de nuestros clientes como un verdadero proyecto.

Un proyecto, sin ánimo de ser exhaustivos, no es otra cosa que un esfuerzo temporal que se lleva cabo para crear un producto, servicio o resultado único, con un inicio y un final claramente establecidos. Así las cosas, si la mayor parte de los asuntos legales pueden ser considerados como un proyecto (con sus respectivos ciclos: inicio, planificación, ejecución, seguimiento y cierre) cabe preguntarse ¿por qué no aplicar las técnicas de la gestión de proyectos a los encargos jurídicos?

Al fin y al cabo, la gestión eficaz y eficiente de un proyecto se logra mediante la adecuada planificación del mismo, de modo que puedan, en la medida de lo posible, despejarse las incertidumbres que lo rodean. Por ello, la gestión más óptima de un encargo legal no es diferente. Cuanto mejor sea la planificación mejor será el resultado que podamos obtener, y mayores las cotas de satisfacción de nuestros clientes.

Como hemos visto, si cualquier encargo jurídico puede tratarse como un proyecto también podemos, al menos en gran medida, limitar la incertidumbre de nuestros clientes. Con una adecuada planificación podremos determinar con precisión:

  • Las necesidades que nuestros clientes tienen que resolver cuando nos realizan un encargo de carácter legal.
  • Los objetivos que se persiguen con el encargo, identificándolos y consensuándolos con nuestros clientes.
  • Los trabajos concretos que forman parte del encargo y aquellos que están excluidos – es lo que se denomina Alcance del Proyecto- .
  • La estimación del tiempo y de los recursos que se emplearán en la ejecución de los trabajos y, en consecuencia, el coste asociado al esfuerzo desarrollado para la prestación del servicio.
  • Los riesgos existentes asociados a su problema legal que pueden surgir durante la ejecución del encargo y como pensamos gestionarlos.
  • La forma adecuada de la gestión de las comunicaciones entre el cliente y nuestro equipo jurídico.

El Legal Project Managment o Dirección de Proyectos Legales no es otra cosa que una metodología específica que nos ayuda a una correcta planificación y ejecución de los trabajos necesarios para la adecuada prestación de nuestros encargos legales, y que nos permitirá explicar a nuestros clientes qué es lo que vamos a hacer, cómo lo vamos a hacer y cuándo, adaptándonos además a sus necesidades, de modo que pueda contratar solamente los servicios imprescindibles para la resolución de su encargo.

Compliance Penal

Outsourcing Jurídico

Reestructuraciones y Concursal

COMMENTS

Leave a Reply